Tierras altas de Atacama

El desierto más árido del mundo es un lugar desolado. Por cientos de kilómetros no es posible avistar nada más que rocas y páramos desolados, pero a medida que ascendemos la cordillera, nuevas vistas se descubren. Un mundo único de formas y colores tallados en la roca, donde la poca vida es un regalo preciado. Acá un vistazo del altiplano del desierto de atacama.

Cordillera de la sal

Cerca de la localidad de San Pedro nos encontramos con la cordillera de la sal, donde en muchos de sus recovecos es posible observar las manchas de sal dejadas por la deshidratación del entorno. En este lugar 2 procesos geológicos han ocurrido: por un lado, la acumulación de sedimentos oceánicos y por el otro el alzamiento de cuerpos de roca por la presión de las placas tectónicas. Estos 2 procesos, unido a los distintos minerales presentes en la zona, han pintado el paisaje de colores y formas increíbles, dando vida a lugares como el valle de la luna, el valle de la muerte y el valle del arcoíris.

Lagunas quebradas altiplánicos

El agua atrae la vida y en lugares tan secos como el desierto su presencia es un regalo. Bajando de las enormes montañas, los pequeños ríos han excavado la tierra, formando quebradas donde el agua y la sombra permiten el desarrollo de vegetación y por ende fauna, incluyendo cactus, vizcachas y variedad de aves y lagartos.

En los lugares donde el agua se ha acumulado se presentan lagunas, las cuales, en conjunto a las montañas circundantes, conforman un sobrecogedor paisaje. En algunas de estas lagunas el agua se ha evaporado, dejando atrás solo minerales, formando así salares.

El valle de la luna sorprende con sus formas y colores al atardecer.

Salar de atacama

El salar de atacama es el más grande al oeste de la cordillera, con 3000 km cuadrados de extensión. Dentro de esta enorme área cubierta de sal la naturaleza ha generado algunos de los paisajes más increíbles de la tierra. En muchos lugares solo es posible avistar un manto blanco que cubre todo, robando la poca humedad para generar verdaderos desiertos blancos. Pero en otros lugares la geografía ha permitido la acumulación de cuerpos de agua. Estos lugares, como laguna Tebenquiche y Chaxa son los reservorios de vida dentro del salar. En ellos es posible encontrar pequeños invertebrados en el agua, los caules sustentas la vida de reptiles, mamíferos y aves, entre estas 3 especies de flamencos.

Las estrellas en medio de los cielos más despejados del mundo.

Cordillera de los Andes

Todas estas escenas están acompañadas de la cordillera de los andes en todo su esplendor. Con cumbres cercanas a los 6000 m, el cordón montañoso más largo del planeta presenta una visión formidable en el horizonte. Licancabur y Juriques, montañas hermanas de leyendas locales; Lascar, con sus activas emanaciones de gases y Sairecabur con sus 5971 m son algunas de las montañas más relevantes.

Las estrellas

La aridez implica falta de humedad y de nubes. Esto hace que las noches sean uno de los espectáculos imperdibles del desierto de atacama. Cuando la luna está en sus fases oscuras la via láctea se muestra en toda su extensión, pudiendo distinguirse nebulosas y aglomeraciones de cuerpos celestes.